Aunque se enfaden

Se me enfadarán  los amigos de Gara, pero el titular de la primera página de ayer era antológico. Más o menos: ACUERDO ENTRE PALESTINOS. E ISRAELIS en un conflicto que ha generado dos mil y pico palestinos muertos.   Ostias, ¿y los muertos israelíes? Más abajo: “ha habido cincuenta y pico muertos entre los atacantes”. Ostias otra vez! Sólo ha habido unos atacantes? ¿Los muertos de las dos partes no merecen la misma consideración?

La “verdadera” cuestión

El dato es que ahora mismo hay más de 500.000 pensionistas en la CAV. Uno de cada cuatro. También es cierto que aunque disminuye el paro, no aumentan las cotizaciones  a la SS porque los nuevos contratados ganan como el yihadista aquel que ni tenía que presentarse para cobrar los 700 euros, y porque los qué acceden a las jubilaciones los hacen, en buena medida , en la franja superior de ingresos. Sigue leyendo

Rusofobia? Lo dudo

Esta semana hemos estado en el Pirineo vasco-navarro-aragones. Bajando de la Mesa de los Tres Reyes nos encontramos con un porteadores que ha provisto de alimentos a un grupo de espeleología rusos que exploran una sima en la zona durante sus vacaciones. Surge entre nosotros la cuestión de sí existe rusofobia por el conflicto ucranio, y también si la corriente anti-israelí es tan manifiesta como hace años.
Sigue leyendo

No hay nada que hacer

Le preguntan al prestigioso (menos conocido que cualquier jugador del Alaves) científico vasco Fernández Capetillo lo que piensa del afán de los científicos por los resultados a corto plazo: “Es un error”. ¿Y Eso mismo en los politicos? Dice:

“aquí un director de Renfe puede pasar a ocupar el ministerio de Sanidad, y para justificar su sueldo y cubrir su ignorancia acude a un amigo del instituto que sacaba buenas notas en biología, para decidir si merece la pena abrir un centro de investigación”.

De lo que deducimos que cualquier cargo puede llegar a serlo en una especialidad absolutamente opuesta a la que ocupaba hasta ese momento. En este país nuestro, y en todos los de nuestro entorno, da igual cual sea tu ámbito de saber, tu oficio profesional. Si eres de la línea dominante, lo mismo valdrás para concejal que para senador, para director de tecnología que para viceconsejero de deportes.

Si, la casta política existe. Existe como loby endogmático, y como núcleo de poder imbricado en otros ámbitos del poder, sean económicos, sean financieros, sean (…), de tal forma que se retro-alimentan, se miman, se cuidan, se ínter-favorecen, y, llegado el momento, se protegen.

Leo estos días el maravilloso y muy extenso libro de Josep Fontana “Por el bien del Imperio”, en el que, además de observar que en todo el planeta Tierra -en muy distinta intensidad- se reproducen las mismas situaciones, describe una imagen del Japón político de los años 50 del siglo pasado, que muy bien sirve para hoy día:

“El llamado doken kokka, o “estado de construcción” se basaba en la connivencia entre los políticos y los burócratas con las instituciones financieras y la industria de la construcción, integrada por corporaciones semipublicas, al frente de cuya dirección se encontraban políticos retirados.”

70 años después se reproducen miméticamente las situaciones, la perfecta comunión de intereses entre los distintos núcleos de poder.

¿Existe la casta política? Si, existe. La política, la económica, la financiera, la industrial, (…) con una perfecta comunión de intereses. Lo peor: NO HAY NADA QUE HACER.