Este NO DESTACADO afiliado

Acabo de enterarme por El Correo, ¡cómo no!, de que “66 destacados afiliados del PNV alavés muestran su apoyo a Gerenabarrena”. Y yo, una vez más, sin enterarme de nada, como el 80% de la afiliación. Ya me parecía a mí que algo de esto habría, tanto por la filtración de que Xabier Agirre podría encabezar al sector denominado crítico, como porque un par de llamadas sin importancia alguna a dos de los 66 no han recibido respuesta, o, mejor dicho, no han querido responder. Debo haberme convertido en un contra. Antes no ocurría eso. Yo continuaré relatando los hechos tal y como yo los percibo. Como antes de, como después de.

Repito, antes de nada, que este afiliado, no catalogado como DESTACAD, ni CARGO, ni ex CARGO, cree que la mejor opción es una tercera persona que esté por encima de clanes ya muy vistos, que, en mi opinión no responden, en absoluto, a distintos posicionamientos ideológicos, sino actitudes personales muy concretas. ¿Acaso el otro sector que vaya a presentar candidato (supongamos que Xabier Agirre) no está por el derecho de autodeterminación, por la independencia de Euskal Herria, por por un futuro común para los territorios al sur y norte de los Pirineos? ¿Acaso el (los) otro(s) cantidato(s) no conoce(n) el territorio, sus gentes, sus necesidades? ¿Acaso no tendrá(n) visón suficiente para identificar a los líderes actuales y futuros del PNV alavés?. Pues claro que lo tendrá(n). Igual que lo tendrá Gerenabarrena.

¿Es ésa la cuestión? Pues no, está claro. Esto viene de muy lejos. De aquel entonces sé algo, porque participé en la salsa; y más tarde, porque me tenían al corriente. Ahora no me cuentan nada, pero sé que nada o poco ha cambiado respecto de entonces. Lo digo yo, y lo dicen otros muchos afiliados con los que tengo la oportuniad de compartir un chiquito por casualidad. Ahora, como entonces, un grupo determinado de afiliados (los 66) aurrez aurre con otro grupo determinado de afiliados (¿otros 66?). El resto, el 80%, pagando su cuota, y observando con cara de lelo la escena.

Siempre he estado, y continúo estando por el debate de ideas, por contrastar candidatos y programas ¿Alguien va a plantear algo sobre abrir el debate a quienes con pueden acudir a las asambleas, o, sencillamente, no quieren acudir para que no aburrirse con las historias de siempre? ¿Hay algo sobre la toma de decisiones en formatos diferentes a las asambleas, que, por otra parte, continúan siendo lugares controlados por núcleos ya demasiado vistos y añejos?

Por si todavía no nos hemos enterado: dentro de poco se podrá votar por correo. Y en el PNV ¿para cuándo? Si dieran la opción de voto por correo electrónco, por Facebook, por Twiter, ¿estaríamos hablando de los 66 destacados afiliados? Pues no, porque la mitad de ese 80%, que paga fielmente y no acude a las asambleas, votaría y alteraría sustancialmente los resultados asamblearios actuales. ¿A qué o a quién tenemos miedo? ¿A una democracia interna más participativa?

Este afiliado NO DESTACADO y no tiene un instrumento con 3.000 entradas como Arabatik, pero ya hoy, en su segunda semana de vida, hemos superado los 300, y desde este modesto foro que crece y crece cada día, repite, por segunda vez en este post, y en otros muchos que publicaré durante el proceso electoral que en Álava y en Vitoria hay muchísimas cuestiones a abordar, tan importantes, o más, que las descritas en el escrito (me remito a la información de El Correo), y que son de vital importancia, y sobre las que aún no he leído nada.

Anuncios

2 pensamientos en “Este NO DESTACADO afiliado

  1. Desde que te leo siempre has defendido el uso de nuevas tecnologías dentro de EAJ; a los militantes que conozco también les rechina ese sistema piramidal donde en realidad la fila de abajo se votan a sí mismos para ver quién decide los que van a la fila superior… y así en un bucle cerrado que de tan democrático rebota en la atmósfera y sale despedido, y donde el voto base de la militancia, acaba sospecho (corrígeme si me equivoco) siendo ninguneado y dirigido a los candidatos predeterminados de antemano. No se si me explico.

    Me parece más lógica tu propuesta y perfectamente asumible con las tecnologías actuales, ojalá cuando se legalice Sortu y haya una militancia de base, se haga de la forma más participativa posible, y si es necesario segundas vueltas a la francesa pues también: ¿Quién quiere usted que le represente a nivel municipal, y a nivel nacional? Fulanito de tal SI, menganito de cual NO… y así hasta decidir la representación tantas veces como haga falta, siempre con el mayor consenso y sin favoritismos.

  2. Todos los partidos son un conjunto de círculos concéntricos. En el núcleo está la afiliación; y este núcleo, a su vez, está formado por el núcleo duro, es decir, el conformado por aquellos que se reparten los cargos y controlan la asambleas.

    Después están las líneas exteriores del núcleo duro, conformado por el resto de afiliados que no pintan nada, aunque sí tienen la posibilidad de resultar determinantes si acuden a los centros de toma de decisiones. No lo hacen en su inmensa mayoría, bien por apatía, bien por sentirse desplazados, bien por creer que todo está ya resuelto de antemano. Sólo en los casos como el actual, en el que hay competencia para la elección de un órgano interno pueden resultar decisorios, y a ellos apelarán las partes con consignas X o Y para concitar su atención y su voto. Si la pugna es elevada al rango de categoría por los medios, se superará el porcentaje de participación de las bases, y se podrá llegar al 30% de participación en las asambleas. No más.

    Aún me acuerdo de aquella batalla interna entre Imaz y Egibar, en la que por primera vez vi en mi asamblea a gentes como Urdangarin o Juan Ramón Guevara. Puede que esta vez estemos en la mism tesitura, que yo desapruebo.

    En el siguiente círculo concéntrico están los militantes no afiliados, que casi siempre votan al PNV, sin estar afiliados, y que emiten sus parceceres en la barra de un bar, en un parque infantil, en una sociedad o en el seno familiar. Su consistencia ideológica es, a menudo, más sólida que la de los propios afiliados, pero no tienen derecho a participar en las decisiones internas del Partido. Son los que aportan siempre un número determinado de votos, los que salvan al PNV con un porcentaje X de votos. Creo que hay que atenderles mejor.

    Luego, en el último círculo están ese gran paquete formado por ciudadanos que dependiendo de cómo y cuádno votan en una u otra dirección. Son los que te hacen ganar unas elecciones. Su poso ideológico fluctúa en una u otra dirección. Para convencerlos ya no basta con una sigla determinada, hay que ofrecerles caras concretas y sólidas y ciertas garantías, que dependiendo de qué circuito provengan pueden son receptores de un discurso o de otro. Me explico: el PNV puede captar -o perder- votos del PP, del PSE o de la IA. Es evidente que lo que quieren oír los unos y los otros tiene poco que ver. En este caso el discuros ideológico tiene que ser más difuso, y la oferta debe basarse en la credibilidad de un Partido y de sus candidatos. Ahí está el quid de la cuestión en Álava y en Vitoria.

    Kema, Sortu, cuando lo legalizen -qeu será pronto- no nacerá como un partido ex novo, pues tienen décadas de experiencia a sus espaldas. Al principio exteriorizará un discurso y unos posicionamientos rupturistas, pero el sistema está estructurado de tal forma que, más pronto que tarde, se volverá un partido convencional, al uso. Al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s