Antes y después: abertzale; el interin: el cambio fracasado

Que ha habido un antes y un después de ELLOS, dice López. Claro, López, un antes democrático y abertzale, y un después en la misma línea que el antes. Tu período ni siquiera será negro; será, simplemente, un tiempo perdido. Ayer me extrañó que Gatxagaetxabarria, más zorro que cuco, postulara a López para liderar (López líder, ¡¡ja, ja!) políticamente el proceso de paz en la CAV. Supongo que lo haría pensando en que le quedan dos lunas, y que será el siguiente lehendakari quien tenga encomendada la tarea.

De todas maneras, un Parlamento de la CAV constuído democráticamente, y con todas las opciones políticas representadas en su hemiciclo, tampoco es el lugar indicado –o al menos único, pues este conflicto es más amplio, y que implica a más instituciones. Navarra debe participar, sí o sí; y con ello ya hemos superado el ámbito de la CAV. La IA debe participar, sí o sí; y con ello también hemos superado la actual legislatura de la CAV.

Coincido con Urkullu: debe de haber cuanto antes elecciones autonómicas, para que definitivamente se configuren instituciones democráticas. Sólo queda la CAV. En Navarra participaron todas las opciones partidarias. Otro tanto ocurrió con las elecciones de España. Ya sólo queda la CAV, para elegir entre un lehendakari del PNV o uno de la IA; no hay más opciones.

Cualquier intento que se pretenda en el Parlamento de la CAV, como otros que se han hecho a otros niveles, son nulos por su déficit de legitimidad, y es una pérdida de tiempo. No es ése el caso del Congreso español, por cuanto allí se han sumado al acuerdo todos los que han querido, y Amaiur se ha quedado fuera (y también Geroa bai, seamos sinceros) porque así lo han decidio ellos, por mucho que una vez más acusen al PNV, su juego favorito. Han tenido la oportunidad de participar, y la han despreciado.

Están en su derecho, pero deben ser conscientes de que si pretenden ser el centro y los catalizadores del proceso, como lo insinúan en el documento interno de Batasuna, los otros partidos, y especialmente el PNV les ensañará el dedo corazón cuantas veces haga falta. Todos juegan sus bazas, y en esta batalla política sí que es importante el afianzamiento definitivo de la paz, pero lo que se desarrolla al mismo tiempo es una lucha por el control de las instituciones, con una batalla decisiva en las autonómicas. Todo lo que se haga hasta entonces tendrá ese sabor.

Supongo que López busca algo con que presentarse a la cita electoral, una cita con la gloria que convierta su amarga derrota sólo en derrota. Lo tiene complicado, y lo que se encontrarán los vascos de la CAV cuando él se vaya será otro perído democrático y abertzale, al igual de lo que hubo antes de que él okupara Ajuria Enea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s