Lo vasco y lo euskal

Acabo de leer en un artículo de Gastaca que Laura Mintegi se define como “una escritora euskaldun, no vasca“. A la mayor parte de los ciudadanos les suena a música celestial la aseveración, la distinción entre un calificativo (vasco) y otro (euskal), porque, aunque el origen navarro de la candidata de EH Bildu pueda dar pié a que un unionista distinga los dos territorios /CAV y Navarra), no es éste el caso.

También hoy he sabido que el gobierno de López publicará la ley de Creación del Colegio Vasco de Periodistas, que en su disposición transitoria primera dice que “en el momento de su creación, podrán pasar a formar parte del Colegio Vasco de Periodistas el colectivo de profesionales que conforman la Asociación Vasca de Periodistas“; asociación que en su página web lleva el nombre de Asociación Vasca de Periodistas – Euskal Kazetarien Elkartea, presidida por la periodista de El Correo Lucia Martinez Odriozola.

Ese Euskal no quiere, en absoluto, el mismo valor simbólico que Vasca. En absoluto. El Euskal abarca, en  todo el territorio de Euskal Herria, a todos aquellos que viven, crean, se expresan y trabajan en el mundo del euskara. Más o menos como Lucía Martínez. No en balde, la referencia web está colgada de la página del Gobierno Vasco Irekia.

Y para terminar el círculo leo en Vocento que los vascos Ramiro Pinilla y Luisa Etxenike actuarán de anfitriones antes eminentes intelectuales, con la pretensión de mejorar el mundo. ¡Mejorar el mundo! Loable empeño. Pinilla, el de las pradera y valles, el del odio visceral al nacionalismo, un obseso antisabiniano intentando arreglar el mundo desde sus fobias anti-abertzales.

Para mí que en futuro próximo tendremos bastante trabajo en arreglarnos, en procurar encontrarnos un poquito más los vascos y los euskal, en que los unos entren en la casa de los otros, sobre todo los vascos en los euskal, de los que desconocen todo, absolutamente todo.

Somos muy dados a arreglar los problemas allende nuestras fronteras, a la solidaridad con África, América y todo eso; y aquí, en nuestra casa, vivimos separados por un muro, eso sí, dentro de la comodidad de Occidente. Ahora que tan de moda están los encuentros entre etarras y su víctimas, reclamo una reflexión más serena y más profunda sobre el abismo que separa a los unos y a los otros, más allá del hecho puntual y gravísimo del terrorismo.

5 pensamientos en “Lo vasco y lo euskal

  1. Joder Biturie, y luego nos enfrentamos por manipular… no me extraña nada. En este caso conozco la obra y persona del Señor Ramiro y es de admirar, más aún si conocieras su verdadera vida, cuando nos ponían pañales, que comparada con la escasa tontolería de Lucía la trepa da vértigo… si has pretendido paralelismos entre éllos con la nueva candidata de EH Bildu la verdad fallas, o quizás sí lo sepas, pero yo no te lo voy a explicar, y conozco a ámbos desde que tengo uso de razón.

    Los dos de Getxo, lo mismo que Eunate… Curioso🙂

    • Uhhh no quería decir Eunate… ese es un deseo muy escondido por mi parte y al que no daré más importancia. En todo caso parece que se cumplen los requisitos:

      -Mujer…. (recordar la charla y seguir…)

    • Leí el primer tomo de “Verdes valles, colinas rojas”. No pude continuar. Yo nací en un caserío, en Dima, en 1959. También a mí me tocó vivir el proceso migratorio de los pueblos de España en busca de mejor vida. En mi pueblo alquilaban todo lo que estaba desocupado, cuadras incluídas, y las llenaban de gentes recién llegadas, sobre todo hombres. No a finales del XIX y principios del XX, sino que después de la Guerra Civil todavía podía se podía sentir la tensión entre el inmigrante, su idioma, su pensamiento y el del país de acogida, sobre todo si era de zona rural vizcaíno-guipuzcona. Sí, hubo un gran choque entre dos visiones totalmente diferentes.

      Ramiro Pinilla ha escrito su famosa trilogía el siglo XXI, histórica y territorialmente la circunscribe en una época y lugar dnde hubo grandes tensiones de clase, de concepto de pueblo, (…). También las hubo en otros lugares, no descritos en la obra de Pinilla, y tampoco en “El intruso” de Blasco Ibañez. ¿Cuál es la visión de ambos autores sobre el mundo rural euskara-hablante de aquel entonces? Creo que queda fielmente relatado en sus obras, y les delata.

      Kema, a cuenta de las obsesiones de Pinilla, no ya a principios del siglo XX, sino hoy mismo

      “No. ETA, el terrorismo de ETA, que suman 900 muertos en 30 años, es terrible. ¿Por qué se produce ETA? Por un nacionalismo radical. ETA es hijo del nacionalismo. Todo el nacionalismo es, a mi entender, muy peligroso, un nacionalismo nunca será políticamente democrático. El cambio del lehendakari de ser nacionalista a socialista no ha sido bueno para la izquierda, sino para la democracia. Cuando vuelva a ser un lehendakari nacionalista no será bueno para el PNV, sino para la democracia, y si no se entiende esto aquí, no se disfrutará de una buena democracia. No hay más que ver que el PNV no ha digerido. El nacionalismo es muy suyo y es peligroso. Si un nacionalismo con un poder fuerte, y sin exagerar, puede acabar como en Alemania, donde hubo un nacionalismo unido a una gran fuerza política militar y económica. El País Vasco es más pequeño y no puede llegar a eso, pero podría ocurrir que aparezca un Hitler… bueno, hemos tenido ya alguno pero no ha tenido poder y ocasión. Esa es la situación aquí, estamos a la espera de que surja un nuevo ciudadano democrático, y el lehendakari socialista está dando los primeros pasos, y son acertados. Por ejemplo, la deslegitimación del terrorismo en la calle, que aquí no había ocurrido antes. Hoy parece que Patxi López está atacando este mal. Será largo, porque eso ha de empezar en las escuelas, contar la historia como es. Los niños que ya son enseñados sin maniqueísmos pueden ser la gran solución para el futuro. Que así sea.”

      Entrevista completa en: http://www.elpais.com/edigitales/entrevista.html?id=6219

  2. Aupa Biturie. No me extraña en absoluto la derivada del Señor Ramiro desde sus inicios en el Partido Comunista cuando se codeaba con Dolores Ibarruri hasta los tiempos actuales donde podemos interpretar que “chochea”. Eso no hace que deje de admirar su enome prosa a pesar de estar en desacuerdo con su pensamiento actual.. Tampoco lo estoy con Unamuno, Aresti, Celaya o Baroja (ámbos, tío y sobrino) y sin embargo reconocer sus méritos nunca me ha supuesto trauma alguno. Son hombres de “epoca” y sus análisis los creo necesarios siempre.

    Sobre Lucía es comparar el bosón de Higgs con un ladrillo… no merece mejor afirmación, a pesar que extrañamente se tienen cariño mutuo, junto con otros progres de Algorta que también conozco de sobra.

    Volviendo a Ramiro ten en cuenta su edad, que proviene y tiene una gran casón en Andra Mari Getxo, muy descuidado la última vez que estuve allí, pero sin necesidades econonómicas (que yo sepa al menos) Y que su transición desde el Comunismo hasta su pensamiento actual no fué la clásica de los Bandreses, Aulestias y Onaindias de turno… hay que tomarlo como un libre pensador que evoluciona y que hoy en sus dudas, se manifies sin haberse casado con nadie; no es Ibarrola por poner un ejemplo.

    Por lo tanto lo admiro como gran escritor que es, un buen pensador también… pero eso no supone que sus vivencias modifiquen mi opinión sustancialmente. Puedo verlo así tranquílamente y me encantaría volver a tomar un vino juntos, si es que lo sigue haciendo. Eso sí, a Lucía un mosto verde y puerta. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s