Las prioridades jeltzales

Mi buena amiga Garruze -que ya está de pies y manos en la sintonía IA- me decía el otro día que sus tíos -que siempre han votado PNV- están por abstenerse, por eso de que el PNV no pierde ocasión para golpear a la IA, y porque no terminan de enfilar el soberanismo. Supongo que la intervención de Urkullu en Efe no les habrá despejado las dudas -o sí-: “Las prioridades de Euskadi en estos momentos son: 1.- La crisis; 2.- La paz; 3.- La normalización política; 4.- El autogobierno“.

Estamos en período (pre)electoral, y todo apunta a ello. Los asesores electorales conducen y corrigen a los candidatos en todos los detalles. Por eso creo que Urkullu desarrolló un guión claramente prefijado en su entrevista a la agencia EFE. Si yo fuera su asesor no hubiera trazado esa jerarquía de preferencias. Quizás por eso -por eso también- no me eligen como su asesor.

El ciudadano vasco está como todos los ciudadanos del Mediterráneo europeo muy concienciado con la crisis, y acojonado, muy acojonado (de hecho Garruze me comentaba el viernes, día del post “Me doy miedo”, que no era que tuviera miedo de mí mismo, por mis ideas sobre los recortes y ajustes de Rajoy, sino que estaba acojonado ante el futuro, y es verdad; acojonado por mí y por mis tres hijos).

Los vascos están acojonados, siente el tsunami sobre sus cabezas, y quieren que alguien con criterio y fortaleza les guíe en esta travesía (yo también creo que existe una mayoría silenciosa que apuesta por medidas correctoras que aprieten hoy y  alivien mañana). Y creo que, desde ese punto de vista, es el PNV quien concita los mayores apoyos; un PNV alejado del dogmatismo, del discurso fácil y con las cosas claras. Esto último no debe ir con vosotros, txutxines.

Ahora bien, creo que en el rango de preferencias es el autogobierno el que está muy cerca de la crisis. Casi a la par o por encima, me atrevería a afirmar. Empieza a calar muy profundamente que los vascos tenemos más capacidad para afrontar la crisis, y que nuestro estatus jurídico como parte integrante -en su mayor parte- de España nos afecta muy negativamente. Es un sentimiento distinto a un posicionamiento ideológico estructuralmente pro-independentista, sin tener en consideración coyunturas concretas, como la actual de claro decaimiento económico.

La gente -acojonada- quiere una vía de escape, una salvación para sus problemas, que en demasiadas ocasiones empiezan a resultar ya muy graves. Quizás así se pueda entender que votantes del PSOE y de la izquierda no independentista estén posicionándose claramente por una salida secesionista; y lo hacen sin demasiados aspavientos, guiados por un sencillo espíritu práctico y egoista. Y también insolidario en el argot que ellos mismos han desarrollado durante tanto tiempo.

Por eso yo, si fuera asesor de Urkullu -que no lo soy- le diría que un planteamiento/desarrollo político y electoral paralelo de la la crisis y el autogobierno resultaría muy fácil de entender para las mayoría de ciudadanos, y ni siquiera precisaría acudir al uso de términos que todavía puedan asustar, como autodeterminación o independencia. Sencillamente: “los vascos nos manejamos y gestionamos mejor sólos” (le llaman pedagogía). Los dos unidos: crisis y autogobierno; y no el primero y el cuarto de la lista.

Entiendo que la IA aprieta mucho -demasiado- por el flanco soberanista, y que -en el sentido más convencional de las tácticas políticas- hay que ocupar otros espacios menos concurridos o, si se quiere, más productivos electoralmente. Me da que es una táctica errónea ahora mismo. El PNV con el cartel de partido capaz de gestionar esta crisis, debiera hacerlo también con la exigencia de autogobierno pleno, en una especie limpiaparabrisas que lo abarca todo.

Anuncios

5 pensamientos en “Las prioridades jeltzales

  1. Es cierto que las tentaciones de abstención nos pesan mucho a una buena parte de los jeltzales. Estamos en crisis, en profunda crisis. No solo económica. Llevamos ya más tiempo en crisis política y posiblemente de ahí viene en buena parte la crisis económica.

    No habia leído la intervención de Urkullu en EFE pero en efecto entiendo a sus tíos porque uno de cada tres días tengo sensaciones parecidas. Y muchos de quienes viven más de cerca nuestra casa pasan a tener esa sensación dos de cada tres días. Supongo que lo mio está más mitigado también porque leo la prensa casi en diagonal. Las declaraciones me dicen muy poco y hace tiempo que ningún político me pone lo más mínimo, a pesar de que me considero muy fácil de contentar. Simplemente se trata de superar la barrera psicológica del qué dirán y llegar al qué quiero decir. A partir de ahí todo se conduce mucho mejor. Eso sí, hay que asumir que ese día dispararán con bala, pero a eso hemos estado bastante acostumbrados.

    El problema es que en el caso contrario, nos planteamos demasiados interrogantes y, sobre todo, dejamos pasar excelentes oportunidades de marcar terreno nítidamente.

    En fin, habría mucho más que decir, pero hay que seguir trabajando.

  2. Que el autogobierno esté en 4º lugar no es que sea la megaprioridad. Además, que manía con llamarle autogobierno. La palabra es Independentzia.

    Por otra parte, que IA tenga como objetivo el soberanismo no debiera de modificar un ápice que el PNV tenga el mismo objetivo, aparte de que nos diferencia el talante, la visión de sociedad, la habilidad gestora,…., pero joer!! que yo no soy militante del PNV porque gestionen bien, sino porque soy abertzale, y creo que mi patria está sometida.

    Fianalmente, creo que el mejor caldo de cultivo para entrar en procesos independentistas son las crisis económicas de las sociedades burguesas. (Desde USA a Escocia). La clase media vasca tiene que ver que el futuro de sus hijos corre más riego en España, que en un estado vasco. Pero claro, para eso debiéramos estar en el partido, para dinamizar, explicar, ilusionar,…..a la sociedad.

  3. Sobre los independentistas coyunturales ya hemos hablado bastantes veces y es claro que estamos en una buena ocasión para atraerlos a las tinieblas de la secesión.
    Sobre los independentistas estructurales: siempre hemos sido conscientes de que la independencia requería renuncias, sacrificios y esfuerzos. La ocasión para lograr nuestro objetivo es esta, o al menos no podemos perder la ocasión de intentarlo. Si dejamos pasar la oportunidad de hacer clara pedagogía independentista ahora (y esto no conlleva la posibilidad de separarnos en dos tardes), ¿cuándo lo vamos a hacer? Tenemos la responsabilidad de ponernos a ello, si no vamos a hacerlo dejémonos de cuentos chinos y asumamos que somos más españoles que Lola Flores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s