26-S, día de huelga y de trabajo

Lo malo de poner en la diana a otros como culpables de los desaguisados sociales, económicos y políticos que vivimos es que, si lanzas un órdago para denunciarlo, corres el riesgo de perderlo. Si un sindicalista, como es el caso de Txiki Muñoz, declara que “hablar de soberanía o de autogobierno y despreciar la oportunidad que ofrece lo social para llenar de contenido real esas palabras es una grave contradicción“, es más que evidentre que se refiere al PNV, porque con Garitano -que ha mandado parar a toda la Diputación- estarán más que encantados.

En esta huelga no se la juegan los políticos, ya que su test es el de 21-O, y no el del 26-S. Si tan claro está que vamos directos a la esclavitud, que es la pobreza colectiva la que nos acecha, que quitan dinero al pueblo para dárselo a los bancos, que los empresarios son los únicos beneficiados, (….) si todo eso es así, no hay dudas de que el 21-O la izquierda abertzale arrasará, de que quedará más cerca del los 40 parlamentarios que de los 20, (…) y la huelga tendrá un seguimiento masivo.

Como decíamos que estamos ante un órdago en toda regla -¡si no lo lanzan estas condiciones!- de los sindicatos, cabe la posibilidad de que lo ganen, (….) o que lo pierdan. No sería la primera vez este año. Si la gente que acude a trabajar supera a la que no acude, el resultado de la huelga será de fracaso. Fracaso de los sindicatos. En el caso contrario, cabría pensar que no, y que el 21-O las urnas hablarán de manera distinta a lo que vaticinan las encuestas.

Para mañana sólo deseo que quienes quieran hacer huelga, la hagan; y que quienes quieran trabajar, trabajen. Todos los trabajadores y trabajadoras saben que mañana hay huelga, no necesitan de información suplementaraia a las puertas de sus centros de trabajo. Información acompañada -a veces- de insultos, forcejeos, cámaras fotográficas, (….). Esas actitudes son intolerantes.

En la huelga habrá datos de todo tipo. Daré un ejemplo de cómo pueden computarse las cifras. Mi hijo pequeño va todavía a la ikastola Abendaño. Nos han remitido estos días una lista de las profesoras que se suman a la huelga, y de aquellas otras que no lo harán. SÍ a la huelga: 18; NO a la huelga: 15. Esas son las cifras sobre la verdadera voluntad de los docentes. Si mañana, por la razón que sea, se cierra el centro, no es verdad que la Ikastola Abendaño ha hecho huelga.

Otro tanto en el Instituto Unamuno a donde acuden mis hijos mayores. La mayor, ya en bachillerato, hace huelga; el segundo, en segundo de ESO, no. El factor diferencial -sustancial a mi entender- es que en bachillerato han decidido hacer huelga los alumnos. ¡Un día de fiesta!. En ESO deciden los profesores; en el caso de mi hijo: 4 que NO a la huelga, 2 que SÍ a la huelga. Eso es lo que hay.

2 pensamientos en “26-S, día de huelga y de trabajo

  1. Ayer hacia las seis de la tarde coincidí en la Gran Vía bilbaina con un grupo de personas de las que se autodenominan piquetes informativos. Cuando hoy he escuchado a Txiki Muñoz y a Ainhoa Etxaide hablar del seguimiento de la huelga, me parece estar escuchando a los mismos que en muchas ocasiones he llamado fascistas, léase jueces españoles, ministros de interior, políticos de ultraderecha, etc.
    Sé que es duro, pero lo que vi ayer tiene poco que ver con libertades, derechos, protección a los trabajadores, derecho a la información… oí amenazas, insultos, golpes al mobiliario y escaparates, agresividad y violencia desatada contra personas que ejercieron su derecho a trabajar, lo que cada vez resulta más complicado. No les preguntaron su opinión, ni si habían podido votar su opción para ese día.
    Después escucho protestas de algún sindicalista por la acción de la Ertzaintza.
    En definitiva, en mi opinión, lo más parecido al fascismo, la negación de derechos y la imposición.

  2. la huelga ha sido un fracaso para los 2 sindicatos, lab y ela. no sólo por los datos de seguimiento sino porque se han quedado retratados, con sus piquetes y sus métodos. además, me hace gracia lo de sindicatos mayoritarios. si cogemos al total de la clase trabajadora en euskadi y vemos el número de afiliados (o de votantes, siquiera, en las elecciones sindicales) que tienen estas organizaciones, es de risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s