La ética de los 600.000 €

resizer.phpEra allá por febrero. Habían anunciado durante la semana que bajarían las temperaturas, y que cabría que nevara. Hablamos de Vitoria. Los técnicos municipales del ramo, más quienes se encargan de la climatología y las previsiones del tiempo en el ayuntamiento decidieron que esa noche no había riesgo de nevadas, y que no era preciso activar el dispositivo/protocolo para la ocasión: decenas de operarios para limpiar las calzadas, aceras y zonas peatonales. NEVÓ (….) y Vitoria se bloqueó.

Al día siguiente todo cristo se subía por las paredes contra el alcalde, contra Maroto: “es un inútil, no se entera, el no tendrá probleas porque en alguna casa de Uleta, ..….”. También los de la FAVA. Maroto, en este caso, no decidía nada; todo estaba en manos de los funcionarios municipales del ramo. Pero (….).

Maroto aprendió la leccion: “las siguiente vez activo el operativo aunque la previsión sea de un 10%”. Así ha sido. Cada vez que había posibilidad de nevadas, aunque remotas o suaves, decenas de operarios eran alertados el día anterior, y puestos en estado de intervención. De hecho, en la segunda ocasión NO HUBO NEVADA, pero los operarios estaban allí por si acaso.

Este fin semana El Correo titula: “La factura de las nevadas ¿Es necesario medio millón de euros para quitar la nieve?”. Fueron más allá: se preguntaban si era ético.

El alcalde vitoriano alucinaría con el titular. Si lo haces, mal; si no lo haces, también. Es igual aquí, en Bilbao, Baiona o Iruña. Si el año que viene no activa ningún plan, los sabelotodo y todoestamal -que abundan en todas las franjas de edad- vendrán con la contraria: “¿Cómo se puede permitir que una ciudad se colapse?”.

¡¡¡600.000!! Son muchos, muchísimos. Siempre nos fijamos en los detalles que llaman la atención, y nos olvidamos de lo verdaderamente importante. ¿Porqué? No hace mucho, caminando por el centro, me encuentro que la calle San Antonio estaba cerrada. Dos muncipales motoristas en una salidad, y otros dos en la otra. Entre los dos, en el centro de la calle un par de cochas más de munipas, un camión de los bomberos y un todoterreno de los bomberos. También había ertzainas. La grúa del camión de los bomberos se elevaba hasta un cuarto piso de la calle, y estaban en el interior de la vivienda.

Alguien susurró: “es una señora mayor que se ha quedado encerrada y ha llamado a la policía“. ¿Cuánto costó la operación para liberar a la señora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s