¿Queda todavía algún iluso?

azua--300x400De entrada, extraña que un diario repesque un reportaje con sólo un intervalo de 2 días. Quizás disminuya la extrañeza si la entrega comienza con “El sueño automovilístico que el PNV diseñó hace unos pocos años para Álava ha terminado en el banquillo de los acusados” y termine con “Y financiado con fondos públicos gracias al PNV”.hiriko1--647x331

Si echamos un vistazo al autor, ya vamos entendiendo más: Alberto Ayala. Y por fin, el diario: El Correo Español, y también su hermano gemelo guipuzcoano Diario Vasco.

El mismo día, ayer, otro reportaje, además de la reposición comentada, con la imagen de un señor al que Olatz Barriuso no supo identificar en el viaje del lehendakari por EUA. “El lehendakari con un participante” decía la nota bajo imagen. Se trataba de Jon Azua, a quien Manu Álvarez lo utiliza –con una gran imagen- para otra entrega, también en El Correo, con el siguiente titular “El exvicelehendakari Jon Azua explota pozos de petróleo en Colombia”.

Visto así, todo resulta aséptico, un vicelehendakari que con una breve -pero muy importante- misión gubernamental en las más altas instancias, vuelve al sector privado, y con éxito, como se desprende de sus actividades desde que abandonó el GV. Nada sospechoso si no fuera porque en el reportaje se cuelan dos cuestiones que en diferentes etapas han resultado de interés relevante para Álava, y que aún hoy día lo son, sobre todo una de ellas:

– “La inversión se produjo tras la venta del grupo Guascor -en el que Grajales ocupaba la presidencia y Azua era vicepresidente- a la multinacional norteamericana Dresser Rand, por la nada despreciable cifra de 500 millones de euros –83.000 millones para los que aún piensan en pesetas- a principios de 2011”. A nadie se le escapa que la venta de Guascor supuso un revuelo considerable en Álava, porque aparecieron envueltos nombres ilustres del jelkidismo alavés como Grajales, y la empresa más puntera del territorio: Gamesa. La referencia -en pesetas y en 2013- a la venta de Guacor también se las trae.

– “Hay quien asegura que el grupo tiene la vista puesta en la futura explotación de los yacimientos de gas pizarra de Álava”. Con el Fracking nos topamos. ¿Qué se deduce de la noticia? Sencillamente que dos signficados jeltzales –igual que en el caso de Hiriko- podían estar planteándose aterrizar en Álava para socavar su suelo en busca de gas.

¿Noticias asépticas? Lo dudo. Considerando las firmas de los reportajes (Alberto Ayala y Manu Álvarez) es fácil deducir que todo está dirigido a influenciar en Álava, en mantenerla bajo control unionista, más concretamente bajo control del PP.

La cobertura mediática de las boutades demagógicas –nada inocentes- de Maroto es de escándalo. La rehabilitación de De Andrés como factotum de Álava y pieza clave del puzzle de la CAV en nombre del PP salta a la vista.

Aquí juegan todos, y por encima de ellos –siempre y en todo caso- Vocento, siempre en defensa de intereses unionistas y, aunque a más de un ciento de jeltzales le parezca lo contrario, en contra de los intereses del abertzalismo, y en estos casos concretos del PNV.

Hiriko1

Anuncios

5 pensamientos en “¿Queda todavía algún iluso?

  1. lo que deberia plantearse el PNV es esa relacion enfermiza que mantiene con el grupo vocento. hay marea de fondo, todo esto es debido a la incapacidad manifiesta durante decadas de hacer del grupo noticias un medio puntero, esta a años de luz de serlo.

    diriase que vocento le marca el paso al PNV, trato favorable en algunas lineas (cruzada comun anti-IA) pero en otras “ojo, que aqui estamos”, y el PNV traga hasta tal punto que muchas veces EL CORREO tiene noticias en exclusiva sobre materias “intimas” del PNV con lo que esto supone de descredito a DEIA.

  2. a mi lo que me moskea es la estrecha relacion entre los burus y las altas esferas economicas, con esas puertas de doble sentido entre mandar en el gobierno y mandar en las empresas. Al final, ¿a quien sirven? ¿a la ciudadania o a las empresas?

    • Los Grajales son de las altas esferas de toda la vida. Azua, simplemete es una persona con la querrían contar muchas empresas.
      Dicho esto, cuando hay que criticar, se critica. Pero a este asunto no le veo ningún problema por mucho que mire.

      • Totalmente de acuerdo, Olarizu. Al final acabamos haciendo el juego a Vocento.
        Pero al hilo de lo que dice Artola, a mi de hace tiempo hay algo que me escama mucho mas: teniendo como tiene el Grupo Vocento asuntos clamorosos para zumbar al PNV en algunos ayuntamientos, e incluso en la DFB, por qué siempre se centran en aquellos casos en los que casi hay que hacer encaje de bolillos para desprestigiarlos? Tiene algo que ver con las tendencias de sus protagonistas? Acaso alguien ha repetido esquemas del pasado en los que determinados pactos de no agresión protegían intereses concretos a cambio de mirar para otro lado en cuestiones fiscales?
        Yo cada vez entiendo menos el poder y el descaro de algunas familias “recién llegadas”, que han jugado a construir hasta hartarse en nombre del partido, y que no solo han salido de rositas sino que siguen ahí sin que los Vocentos digan esta boca es mia

  3. No os falta razón. Ojeo la prensa todos los días, con la intención de ver algo diferente, de leer entrelíneas. De ahí que en la noticia de Hiriko me sorprendiera que la publicaran el 2 de noviembre y la repusieran el 4. ¿Por qué? Por su contenido, y porque, sabiéndose poseedores de información que otros no poseemos, lo lanzan para abrir camino.

    En lo de Azua y Grajales la noticia no es que dos empresarios vascos -podemos pensar que Azua también lo es- estén haciendo negocios en América. Muchísimos lo hacen, y son absolutamente anónimos. Un amigo de la cuadrilla -empresario también él- está trabajando en Moscú. Son cientos.

    Lo que me chocó de la noticia es el recurso a las pesetas para en la operación Guascor, y la nada velada referencia la fracking en Álava. Iban a eso, y lo han adornado con el gas, petróleo, Colombia, EUA, (….).

    Los plumillas en estos reportajes, como en el caso del ninguneo a Azua en la visita de Urkullu a EUA, son Álvarez, Ayala y Barriuso, a los que hay que añadir a Guadilla en la historia de Azurtza. Toda información está dirigida y obedece a intereses partidarios e ideológicos. No existe el factor O.

    El Correo domina/arrasa la prensa escrita en Álava, y también las ediciones digitales. En cambio se han visto obligados a cerrar Punto Radio, a adelgazar al máximo Radio Gorbea, (…).

    La alternativa anda aún peor. Hace días supimos que el Diario de Noticias prescindía de veintitantos trabajadores. No es buena noticia. Tenemos que hacer frente con lo que tenemos.

    De hecho Noticias expuso la otra versión de la opereta Maroto con lo del Alavés. Y todavía ayer el presidente del ABB transmitía que las cuentas de Álava dependían de lo que ocurriera en las de la CAV. Esto último, a decir verdad, continúa mosqueándome, porque continuamos sacrificando a Álava por el bien superior.

    Quiero decir, para terminar, que en todo esto hay clara intencionalidad política, muy por encima de la informativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s