Mis líderes

lider-concepto-y-caracteristicas_24638_5_1Mis jefes se han vuelto glamurosos. Han decidido ser líderes. Casi ná. De ser jefes, a ser líderes. A mí, que con el tema me entra la risa floja, no me cuesta identificar y admitir a “mis jefes”, pero hablar de ellos como de “mis lideres” (….), como que no. Pretencioso por lo evidente; e imposible, por lo absurdo de querer importar jerga y modos de la privada a la pública. A estas alturas.

Los líderes tienen madera, aparte de dotes y dones de cuna, de los genes que se dice. El Líder nace, y luego, se labra, se desarrolla, se hace. Al jefe lo nombran, sobre todo a los políticos, mayoría en las altas jerarquías de este solar administrativo. Para encontrar a un líder solvente habría que convocar una asamblea general de la Dirección, y dejar que ellos hablaran, razonaran, expusieran, y eligieran a su gente.

Tiene sus riesgos. Evidentes, que no merece detallarlos aquí. Virtud: no sería necesario para el líder trabajar a su tropa, lograrse su cercanía y cariño. Ya los tiene.

Los líderes salen de entre los mejores. Los cargos de entre unos pocos, y, además, de una adscripción ideológica determinada. Pueden ser estos últimos buenos, incluso muy buenos, pero el hecho de que se les elija entre el 5% de una filiación política, condiciona y reduce notablemente las aptitudes y reconocimientos de los elegidos.

Un líder es según la wikipedia aquella persona dotada “de un conjunto de habilidades gerenciales o directivas para influir en la forma de ser de las personas o en un grupo de personas determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo, en el logro de metas y objetivos”. Al loro con los vocablos: habilidades, influir, entusiasmo, metas, (….). No es líder quien quiere, sino quien puede.

Yo recomendaría a “mis líderes” que se leyeran con atención la definición; luego, se sentaran; y por último, que reflexionaran o, sencillamente, se preguntaran algo tan de Perogrullo como “¿tengo yo suficiente cuerpo para ese traje?”.

A un líder se le debe exigir todo eso que aparece entrecomillado, pero a un jefe –sea éste de carrera o político- yo le pediría que, antes de nada, se dejara de objetivos arrogantes e inalcanzables, y se centrara en el día a día, en la gestión de su servicio o su dirección. Le pediría –y también exigiría- que mirara al entorno, hablara con su gente, diagnosticara sus problemas, se fijara en las sonoras deficiencias de gestión de recursos humanos y materiales, y, con todo eso claro, y partiendo de ello, TOMARA DECISIOONES,SE MOJARA, SOLUCIONARA LOS PROBLEMAS, no verlos pasar como vaca que mira al tren.

Yo no necesito líderes a mi vera; que si los hubiere, seguro que serían de otro costal. Lo que yo y todo mi entorno queremos, necesitamos y exigimos son unos jefes con cierta visión, capaces de diagnosticar correctamente y de dar respuestas rápidas y eficaces. Claro que para eso hay que bajar de la nube y pegarse a la tierra. Es lo que más cuesta.

7 pensamientos en “Mis líderes

  1. Uy Kema. Soy un afiliado que ejerce la libre crítica. Además, tengo mujer e hijos, hasta tres. Soy del Athletic, tengo amigos y me gustan el monte y la bicicleta; ésta, como al resto de los miembros familiares, para desplazarnos a diario.

    Aparte, trabajo 8 horas y pico diarias en un centro administrativo, en Lakua. Ahí es donde me paso la mayor parte de mi vida, las horas centrales -las de luz- de mi existencia. Comparto bastantes más joras con mis compañeros de trabajo que con mi famila. Las horas buenas, las centrales de una jornada; el resto, las del cansancio, a partir de las 6 de la tarde, son para mis familia, ya cansafo y, demasiadas veces, irritado.

    No sé de qué te extrañas que habla de mis jefes, de mis jefes que les ha dado por ser líderes. Ellos son también parte de las hornas centrales -las buenas- de mi jornada habitual. Lo que ellos hagan o dejen de hacer me influye directamente. Lo que hagan o dejen de hacer Urkullu, Agirre o Egibar me atañe en cuanto a mi posición ideológica y partidaria, pero muy levemente. Lo que hagan mis jefes de tajo me afecta a diario.

    Supongo que para estas alturas te habrás dado cuenta de que el post no va con el PNV. No del todo quiero decir, porque sí es verdad que los elegidos para dirigir la administración son directamente elegidos por el Partido, luego es el responsable final de los actos de sus subordinados cargos políticos.

    Te todas formas Kema, yo no me rijo por un código concreto en mis posts. Escribo lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Me da igual lo que piensen unos y otros. El que quiere comentar algo, que lo haga. Las puertas están abiertas a la crítica. Faltan críticos.

    un saludo.

  2. una pregunta inocente

    el que tus jefen intenta liderar aunque no lo logren nolos hace un poco mejores y mas accesibles?

    dando por echo que no alcancen el objetivo pero en un 15% o en un 20% no mejora el conjunto?
    y que conste k nunca he trabajado en la administracion

    • No es en absoluto una pregunta inocente. No se puede criticar a nadie que quiera mejorar, a nadie que procure avanzar. No es el caso; o, al menos, así lo veo, que lo conozco del día a día.
      Para liderar un grupo debes convivir con él, conocerlo, debatir y dar por buenas algunas iniciativas de la gente, de gente que no está a tu nivel de responsbable/jefe por motivos varios, pero no siempre ligadas con capacidades/aptitudes.
      Para ser un buen responsable, con conatos de líder, debes quitar de donde sobra, y ponar allí donde hace falta, debes sacar el mejor juego de gente complicada, dar libertad de acción a quien sabes que responde.
      Para ser un líder tienes que ganarte al personal. Y para eso sobran sentadas eternas con powerpoints, informes y terminología gruesa, y hay que patear los pasillos, ir donde se cuecen las habas, preguntar por todo y estar dispuest a oír de todo.
      Está bien, muy bien, Nabarro que los jefes, además de jefes, quieran ser líderes, pero el paso entre uno y el otro es kilométrico, y no es suficiente con querer, hay que poder, y nos siempre se puede; yo diría que casi nunca se puede.

      Un saludo Nabarro.

    • Nabarro, nadie llega a un trabajo diciendo que tiene el objetivo de llenar el saco, pegarse buenas jamadas y usar palabras técnicas que no comprenden. Todo el mundo alega buenas intenciones, sean sentidas o sólo declaradas.
      Entre los planteamientos que pueden hacerse cuando uno accede a un puesto, uno de los más engreídos es decir esto del liderazgo. Me figuro a un montón de personas con corbatas recién compradas saludando a todo el mundo, dando la mano con firmeza, y avanzando con decisión hasta su ordenador, para ponerse a navegar por internet hasta que llegue la hora de comer.
      Es la impresión que saco del post. Yo no conozco la administración pública en profundidad -sólo la de justicia, pero no hace al caso-.

  3. Una de las grandes virtudes de la Administración, ha sido hasta el momento la de poder liberarse de esa caterva de parásitos, denominada consultores. No las tengo todas conmigo sobre la eficacia y la capacidad de organización, en términos de eficacia, de las administraciones públicas, pero en este caso tengo perfectamente claro que la figura del funcionario es una de las más capacitadas para poner a esta gente en su sitio.

    No voy a discutir que en algunos casos puedan tener su sentido, pero en mi caso que los he sufrido muchas veces en los últimos años, tengo que decir que representan uno más de los diversos fraudes que cohabitan, sobre todo, en las grandes estructuras empresariales. Precisamente cuanto más grande la empresa, más inútil suele resultar su trabajo.

    Les tengo poca simpatía. Estoy harto de sus conceptos adaptados, como sinergia, empatía, liderazgo, misión, valor, cultura, emprendizaje … y de sus acrónimos en inglés CCP, CPU, GPD (me los estoy inventando, pero es igual) que acaban siendo una sopa de letras horrorosa cuando alguien trata de seguir el hilo conductor en una de sus soporíferas disertaciones. Sólo representan el empeño empresarial en adocenar colectivos y uniformizar prácticas, que por fuerza llevan a hacer perder originalidad y eficacia en quienes los sufren, a pesar de que se vendan como necesarios como ayuda en la gestión. Generalmente se trata de jóvenes bien preparados que pasan una buena temporada aprendiendo de ti, para después decirte como mejorar. Sólo el planteamiento de partida ya es un tremendo error, pero en fin. Lo curioso es que el resultado es un estudio enorme, con una presentación impecable y con una recopilación de tus propias aportaciones descritas en jerga consultora, plagada de gráficos de soporte.

    Seguramente exagero un poco, pero porque creo que también he sido y soy víctima de abusos de consultivitis en la multinacional en la que trabajo. La pregunta es ¿qué busca la empresa con todo esto? control, uniformidad, imagen y todo ello para vender mejor y ganar más dinero. Totalmente legítimo. De lo suyo gasta.

    A lo que me niego es que esto se traslade a la Administración Pública sin más. No puede ser. Los objetivos, las relaciones, los mandos, las personas … todo es completamente diferente en las administraciones. Estoy totalmente de acuerdo en potenciar el liderazgo en ellas, pero si para eso usamos los sistemas y las empresas que usan las entidades privadas vamos de cráneo. Y por las pistas que da biturie da la sensación de que es así.

    ¡Animo lagun! hacednos el favor, a los que no podemos, de mandar a tomar viento fresco a los “lideres” de manual y a sus escribanos. Sorte on!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s